MANIFIESTO FAMILIA Y TRABAJO

El Secretario de Familia de Valores Región de Murcia, José Manuel Jiménez, tras reunirse con los miembros de la Comisión de Familia, y con motivo de la celebración del día del Trabajo y el mes de la Familia, traslada a la Opinión Pública, el siguiente MANIFIESTO SOBRE LA FAMILIA Y EL TRABAJO:

El próximo 15 de Mayo se celebra el Día Internacional de la Familia. Es la ocasión propicia para promover la concienciación y un mejor conocimiento de los procesos sociales, económicos y demográficos que afectan a este importante núcleo de la sociedad.

Desde nuestro partido, VALORES REGIÓN DE MURCIA, queremos hacer este manifiesto para apoyar a las familias en todos sus ámbitos.

Aprovechando este día internacional, queremos poner de manifiesto la figura del padre, tan desprestigiada, dentro de una sociedad cada vez más individualista, donde la familia sufre una persecución atroz y, en especial, el padre.

Un aspecto que caracteriza la figura del padre (también de la madre) es su relación con el trabajo. Hoy en día trabajan los dos progenitores de la familia (hombre y mujer) duramente para asegurar el sustento de su familia. De ellos, los hijos aprenden el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo.

En nuestra época actual, en la que el trabajo parece haber vuelto a representar una urgente cuestión social y el desempleo alcanza, a veces, niveles inaceptables, incluso en aquellas naciones en las que durante décadas se ha experimentado un cierto bienestar, es necesario, con una conciencia renovada, comprender el significado del trabajo que da dignidad.

El trabajo se convierte en oportunidad para desarrollar las propias potencialidades y cualidades, poniéndolas al servicio de la sociedad y de la familia. El trabajo se convierte en ocasión de realización, no sólo para uno mismo, sino sobre todo, para ese núcleo original de la sociedad que es la familia. Una familia que carece de trabajo está más expuesta a dificultades, tensiones, fracturas e incluso a la desesperada y desesperante tentación de la disolución. ¿Cómo podríamos hablar de dignidad humana sin comprometernos para que todos y cada uno tengan la posibilidad de un sustento digno?

La persona que trabaja, cualquiera que sea su tarea, se convierte un poco en creador del mundo que nos rodea. La crisis de nuestro tiempo, que es una crisis económica, social, cultural y espiritual, puede representar, para todos, un llamado a redescubrir el significado, la importancia y la necesidad del trabajo para dar lugar a una nueva “normalidad” en la que nadie quede excluido.

La pérdida del trabajo, que afecta a tantas personas y familias, que ha aumentado en los últimos tiempos debido a las grandes crisis en las que nos encontramos inmersos, debe ser una llamada a revisar nuestras prioridades.

¡Ningún joven, ninguna persona, ninguna familia sin trabajo!

Para terminar, me gustaría hacer referencia a nuestros Estatutos en lo referente al empleo :

  • El trabajo es un derecho, un bien que dignifica al ser humano y debe, por tanto, ser tutelado por el Estado en lo que atañe a la ayuda y promoción en la búsqueda de empleo. Las políticas de tutela paternalista para desempleados, sin ánimo de incorporarse al mercado laboral, son un error y una carga para el resto de la sociedad. La solidaridad y apoyo al desempleo, necesario y loable, no debe estar reñida con un proceder justo.

Desde Valores nos comprometemos a adoptar medidas que favorezcan el acceso al empleo y crearemos programas de orientación y formación para personas desempleadas, priorizado a aquellas unidades familiares calificadas como de especial consideración.

Facilitaremos, mediante líneas de ayudas y asesoramiento técnico preciso, acciones dirigidas al autoempleo y todas aquellas que supongan la creación de puestos de trabajo.

FELIZ MES DE LA FAMILIA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.