LA PRENSA PARA MENTES INQUIETAS

La torre de la antigua Colegiata de San Patricio es visitable por primera vez en la historia

La concejalía de Turismo ha anunciado este nuevo reclamo turístico con el que ya se podrá visitar del templo la cripta, la sacristía, dicha torre-campanario y el resto de su interior. La primera visita a la torre-campanario, que será gratuita, se realizará mañana, 17 de marzo, día de San Patricio. Desde la torre-campanario, que se abre al público para el disfrute de lorquinos y para acoger visitas turísticas, se puede contemplar el centro histórico de Lorca, así como el castillo, la ciudad y buena parte del Valle del Guadalentín con unas vistas únicas nunca antes accesibles

16 de marzo de 2022. El vicealcalde de Lorca y concejal de Turismo, Francisco Morales, ha informado que la torre-campanario de la antigua Colegiata de San Patricio es visitable por primera vez en la historia.

La concejalía de Turismo ha anunciado este nuevo reclamo turístico con el que ya se podrá visitar del templo la cripta, la sacristía, dicha torre-campanario y el resto de su interior. Cabe recordar que la antigua Colegiata de San Patricio es uno de los tres grandes templos del mundo dedicados al Santo junto al de Nueva York y Dublín. La primera visita a la torre-campanario, que será gratuita, se realizará mañana, 17 de marzo, día de San Patricio, entorno a cuya figura se han programado un conjunto de actividades turísticas nunca antes desarrolladas y que están suscitando gran interés desde 2019.

Desde la torre-campanario, que se abre al público para el disfrute de lorquinos y para acoger visitas turísticas, se puede contemplar el centro histórico de Lorca, así como el castillo, la ciudad y buena parte del Valle del Guadalentín con unas vistas únicas 360 grados nunca antes accesibles.

El concejal de Turismo ha afirmado que «estamos muy satisfechos con la incorporación a nuestra oferta turística de este espectacular mirador como es la torre-campanario del templo más importante de Lorca. Supone un elemento muy atractivo con el que completamos la visita a San Patricio en su totalidad, pero que también podrá visitarse de manera independiente».

Desde lo alto de la torre-campanario tenemos una vista privilegiada tanto al propio edificio religioso que la acoge como a la Plaza de España que está a sus pies, con el Ayuntamiento de fondo. Pero también a todo el centro histórico con especial perspectiva de las iglesias de Santa María y Santiago, buena parte de la ciudad, el calvario y el castillo; además del valle del Guadalentín.

La subida a la torre-campanario se realiza a través de una escalera de caracol que da acceso a una estancia de la que nace la escalera nueva de hierro y madera, más cómoda y simétrica con escalones que dan acceso a la estancia donde están las campanas a una altura de 36 metros. La torre en total mide 49 metros incluida la veleta y 44 sin ella.

Para su adaptación, se ha procedido al acuerdo con la iglesia, a la limpieza total de las estancias y a la puesta en marcha de todas las medidas de seguridad.

La torre-campanario pasó por dos etapas constructivas fundamentales. Está formada por 4 cuerpos al exterior y 5 en el interior y es de base poligonal. Los cimientos y los dos primeros cuerpos se realizaron en piedra de cantería durante el S. XVI sincrónicamente a las obras de la sacristía.

En 1779, colocadas las campanas, se concluyó la construcción de la Torre con la realización de la cornisa y cubierta que le sirve de remate. Soporta toda la torre-campanario una bola “orbe” con veleta que queda por encima de la zona máxima donde podrá llegar el visitante.

La torre-campanario se conserva perfectamente en la actualidad y nos permite constatar la progresiva edificación de los cuatro cuerpos separados entre sí por una cornisa corrida, paramentos lisos y limpios donde la piedra de cantería es la protagonista, acompañada por unos pocos elementos decorativos como son las columnas, pilastras y vanos. El cuerpo inferior se decoró con columnas de orden jónico y compuesto en el segundo, marcando un suave contraste. Las pilastras aparecen en el tercer cuerpo.

Los óculos contrastan con la forma rectangular de los balconcillos del tercer y cuarto cuerpo en los que su moldura juega con la línea rectangular, escarzana o de medio punto. El último cuerpo alberga las campanas y el remate o tejado está recorrido por una balaustrada con pináculos que sirven de adorno.

Cabe destacar que el interior de la torre-campanario fue restaurado en 2007 instalándose un nuevo forjado para asegurarla y la nueva escalera no pegada al muro como la original, que es la que nos da acceso al campanario.

Morales ha concluido destacando «la importancia de este nuevo producto turístico que está llamado a convertirse en todo un reclamo para lorquinos, visitantes y turistas; ya no sólo por la propia espectacularidad del templo, sino por los elementos que contiene como el antiguo reloj y las grandes campanas y, por supuesto, por las vistas que nos permite disfrutar, espacios todos ellos que pretendemos musealizar llenándolos de contenido».

El horario de las visitas guiadas a la iglesia y a la torre-campanario es los segundos sábados de cada mes a las 12:30 horas y sólo a la torre-campanario los cuartos y quintos domingos de cada mes a las 11 horas. Los precios para la iglesia o torre-campanario serán de 9 euros y 7 la tarifa reducida, y para la visita guiada iglesia y torre-campanario, 14 euros y 12 la reducida. La venta de entradas se realizará tanto de forma online como en la Oficina de Turismo.

Como hemos dicho, con motivo de la festividad de San Patricio, el 17 de marzo a las 11 horas habrá una visita especial gratuita previa a la misa de San Patricio de las 11:30 y al izado de la bandera de Irlanda de las 12:30h.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.