La
pájara



            POR mayo se caza la pájara.
Hay que aprovechar el celo del macho, diez días escasos, recién desemparejado y
en estado de merecer.

         Se sale al alba o al trasponer el sol, con la pájara
encelada, dispuesta a cantar en el primer olivo del que se cuelgue. Apenas
colgada saldrá cantando y apenas cante, le responderá lejano, sorprendido, el
macho que vendrá debidamente a lo suyo, con alegre premura. En un voletón raso
se plantará al pie de la jaula y la pájara lo requebrará tierna, con sed de amores
largamente guardados, y él se deshará en rondas y cumplidos. La pájara hará más
tierno y ledo el susurro, un piñoneo apenas audible, hasta acabar engallando al
galán sobre el primer terroncillo. Barrerá éste el campo con el ala baja y en
ronda, para ¡ay! perder una vida que sólo para el amor nació y que fue ofrecida
en sus mismas aras. La pluma sobre el cuello lacio lucirá una gota de sangre
que la tierra ávida recogerá como tributo a la fecundidad perdida.

 

            JOSÉ ANTONIO MUÑOZ ROJAS, Las cosas del campo, (1951).

KW77 INFORMA:
-SI QUIERES PERMANECER INFORMADO PUEDES UNIRTE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM DESDE EL SIGUIENTE ENLACE:
Canal Telegram de Noticias KW77
https://t.me/kw77comunicacion

TAMBIEN PUEDES DESGARGAR NUESTRA APP DESDE LA PLAY STORE DE GOOGLE BUSCANDO KW77 RADIO.

CONTENIDO RECOMENDADO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.