El objetivo es compensar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que generan en su actividad y procesos productivos a través de la reforestación de montes públicos Una vez calculada su huella de carbono, en concreto las toneladas de gases que emiten provenientes de combustibles fósiles, la empresas podrán elegir el espacio natural y las hectáreas que desean repoblar de árboles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.