La coreografía de Thierry Malandain, en armonía entre lo clásico y lo contemporáneo, muestra una reina que fue mecenas de artistas, aficionada al canto, intérprete de clavecín y amante del teatro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *