Arrancan y roban un kilómetro de tendido eléctrico en Morata y fuerzan una veintena de casetas agrícolas en la pedanía de Ramonete

 • Los vecinos trasladan su indignación y vuelven a denunciar que la nula presencia de la Policía Local permite a los ladrones “campar a sus anchas”. Para la sustracción de la línea de electricidad, se valieron de una grúa que llegó a romper y arrastrar hasta los mástiles de varios metros de altura que sujetaban los cables.

 • El PP exige que se cumpla inmediatamente el acuerdo del pleno del Ayuntamiento aprobado el pasado mes de octubre que obliga a devolver la presencia permanente de la Policía Local a las pedanías: “así no se puede seguir, los vecinos no se merecen este abandono”.

16 mayo, 2022.- La concejal de Seguridad Ciudadana en el ayuntamiento de Lorca por el Partido Popular, María Belén Pérez, ha informado de la comisión de una nueva oleada de robos en pedanías, en este caso Morata y Ramonete.

            Pérez Martínez ha explicado que hace apenas unos días robaron más de un kilómetro de tendido eléctrico en la pedanía de Morata, concretamente en el paraje denominado “Casa Grande”. De acuerdo con los testimonios de los vecinos, los ladrones se sirvieron de una grúa y herramientas de diverso tipo para cortar los cables de la luz y arrastrar todo el tendido que pudieron. La fuerza empleada durante el proceso de sustracción, que tuvo lugar de madrugada, fue tal que incluso rompieron y derribaron múltiples mástiles de sujeción que contaban con varios metros de altura.

            La consecuencia directa de este robo fue la interrupción del suministro eléctrico a todos los vecinos y empresas de la zona, alrededor de 40, que no consiguieron recuperar el abastecimiento energético hasta unos días después.

            Los vecinos nos han insistido en que los robos se han convertido en una constante en toda la zona y se vienen repitiendo de forma continuada porque los ladrones saben perfectamente que ya no hay presencia policial. La sensación de impunidad es absoluta, provocando robos tan flagrantes como el de un kilómetro de cable.

            Esta misma mañana nos hemos desplazado a la pedanía de Morata para conocer de primera mano la situación de abandono e inseguridad que los vecinos nos venían denunciando desde hace varios meses. Lo que nos hemos encontrado no deja lugar a dudas y sitúa a esta zona en la peor parada tras la decisión del actual alcalde de eliminar la presencia de la Policía Local en nuestras pedanías. La sensación de inseguridad y alarma entre los vecinos va en aumento porque desde hace mucho tiempo no se ve a ningún agente de la autoridad, no hay patrullas ni controles, ante lo que se sienten desprotegidos y abandonados.

            Al robo de un kilómetro de cable en Morata, intencionadamente acallado por el gobierno de Mateos con el objetivo de que nadie se entere de lo que les está pasando a los vecinos de las pedanías, se le suma otra amplia batería de robos con fuerza y sustracciones en aproximadamente una veintena casetas agrícolas de Ramonete. Las sustracciones han afectado a estaciones de regadío y bombeo de agua que permitían abastecer las cosechas de los vecinos, generando cuantiosos daños materiales. Los elementos robados han sido principalmente cables, cabezales y bombas de riego. Hemos de tener en cuenta que estos hechos han obligado en gran parte de los casos a la reparación de estos mecanismos, con un gasto medio de 5.000 euros por cada una.

            Estos hechos confirman el profundo empeoramiento de la seguridad ciudadana en todo nuestro municipio. Los lorquinos seguimos sufriendo el índice de criminalidad más elevado desde que el Ministerio del Interior conserva datos.

            El último balance del índice de criminalidad publicado por parte del Ministerio del Interior indica que en Lorca los homicidios se incrementaron un 200%, los delitos de lesiones y riñas un 27,8%, los delitos contra la libertad sexual se dispararon alcanzando una subida del 166,7%, pasando de los 15 registrados en 2020 a los 40 en 2021. El balance también refleja que los robos con violencia pasaron de 44 a 58, lo que supone una subida del 31,8%, mientras que los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones alcanzaron los 132, un 8,2% más que en 2020.

            Los hurtos pasaron de 305 a 493, un 61,6% más. También se incrementaron los delitos relacionados con el tráfico de drogas, en un 30,8%. El resto de infracciones penales alcanzaron la cifra de 1.716, un 9,4% más. El número total de delitos se incrementa de los 2.136 registrados en 2020 a los 2.523 en 2021, es decir, 387 más, una subida del 18,1%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.